TUlankide MONDRAGON

Gran preocupación e incertidumbre entre los clústeres por el Covid-19

21/04/2020

Los sectores productivos muestran su inquietud ante la afección que pueda suponer la pandemia - La mayoría de los clústeres vascos confiaba en tener un tranquilo 2020, con una subida de su facturación y un aumento de los pedidos.
Gran preocupación e incertidumbre entre los clústeres por el Covid-19

Por desgracia, las perspectivas han cambiado de forma radical, ya que se han visto empañadas por culpa de la crisis sanitaria del coronavirus, que ha sumido en una gran incertidumbre a todos los sectores productivos de Euskadi. Aunque la afección se prevé desigual, la inquietud por saber cuándo se acabará con la pandemia y, por tanto, cuándo se podrá retomar la actividad económica está presente en los 15 clústeres que han querido ofrecer su opinión.

  •  ACLIMA - BASQUE ENVIRONMENT CLUSTER          
A pesar de que algunas actividades ambientales como la recogida y gestión de residuos y el ciclo integral del agua se han considerado como servicios esenciales, la crisis del COVID-19 está repercutiendo negativamente y de manera notable en las empresas de nuestro sector. Las propias empresas nos han indicado, que principalmente, se están viendo afectadas por la paralización del mercado con una significante disminución de pedidos, y esto está reduciendo sus ventas totales en un año que había comenzado favorablemente para el sector medioambiental.
Desde nuestro sector, creemos que el Green Deal o el Pacto Verde Europeo cobra una especial importancia en el contexto que vivimos para mitigar los impactos económicos negativos de esta crisis. El objetivo primordial que persigue este gran conjunto normativo es que Europa sea un continente climáticamente neutro para el año 2050, mediante una firme apuesta por la transición ecológica y la sostenibilidad. Para avanzar en esta vía, la futura Ley del Clima y el nuevo Plan de Acción de Economía Circular son dos de los instrumentos clave. Uno de los beneficios de apostar por la Economía Circular es que puede aumentar la resilencia de nuestra sociedad, es decir, su capacidad de adaptación frente a las crisis y los cambios. En sus fundamentos está el aprovechamiento de los recursos naturales, tanto materias primas como energía, y la reducción y recuperación de residuos y efluentes. Todo esto provoca que la economía sea más sostenible y competitiva, minimizando la dependencia de proveedores externos y reduciendo la necesidad y el impacto del transporte industrial.
 
  • EIKEN - CLÚSTER AUDIOVISUAL Y DE CONTENIDOS DIGITALES DE EUSKADI         
En general, esta situación genera mucha incertidumbre sobre el escenario que nos vamos a encontrar una vez volvamos a la ‘normalidad’. Después de la anterior crisis económica, la vulnerabilidad de las empresas audiovisuales es muy alta, y cualquier alteración como la actual puede generar consecuencias muy negativas en el sector. El 90% de las empresas han visto parada su actividad al 100% desde el comienzo de la alerta sanitaria, al estar al servicio del cliente, y por las limitaciones de desplazamiento. Las que mantienen su actividad no lo pueden realizar con normalidad.
Siguen activas para llevar adelante proyectos en marcha pero adaptándolos a la situación actual. La cultura es un sector fundamental que ayudará a recuperar la actividad y dinamismo económico en las ciudades, y en el cual nos estamos apoyando estos días de confinamiento. Es fundamental salvaguardarlo e incluirlo como bien de primera necesidad, tal y como se ha hecho en Alemania, para dotarle de herramientas de apoyo económico desde las distintas administraciones, que garantice su viabilidad como sector. Adicionalmente, surge el reto de cómo adaptar la creación y generación de contenidos digitales a las necesidades formativas y de adecuación profesional que se van a necesitar tras la crisis sanitaria, y pueden surgir oportunidades en la creación de nuevos productos y servicios personalizados para las empresas de nuestro sector.
 
  • CLÚSTER DE ALIMENTACIÓN DE EUSKADI            
Al comprender actividades muy diversas, los eslabones que conforman la cadena de valor de la alimentación se están viendo afectados de manera distinta por la pandemia del Covid-19. En el sector primario sufren las consecuencias, sobre todo, aquellos que venden en ferias y mercados, así como los que destinan su género al canal Horeca (Hoteles, Restaurantes y Cafeterías). No obstante, desde las administraciones se han puesto en marcha alternativas para la comercialización de productos agrarios, como su canalización hacia los supermercados a través de acuerdos con empresas de distribución y del sector cárnico, o el fomento de la venta online, entre otras. Respecto a la industria transformadora, hay muchas diferencias en función del canal de comercialización que utilizan las empresas. Algunas han tenido que adaptar su producción para dar respuesta al incremento de demanda en la distribución, mientras que otras tienen problemas para dar salida al producto destinado al canal Horeca de cara a Semana Santa. Como notas positivas, las que se dedican a la exportación siguen con su ritmo de trabajo e incluso registran aumentos de pedidos, y las ventas en el canal online también se han visto incrementadas. En cuanto a la distribución en grandes superficies, tras el aumento de ventas en los primeros días éstas se han estabilizado, encontrándose aún por encima de la media, si bien la cesta de la compra de los consumidores ha ido evolucionando con los días desde los productos básicos hacia otro tipo de alimentos como dulces o snacks.
Desde el clúster, el Gobierno vasco y las empresas distribuidoras se hizo un llamamiento de tranquilidad a la población, puesto que el abastecimiento de alimentos ha estado garantizado en todo momento, y se le recomendó comprar lo necesario y consumir de forma responsable. Por su parte, Horeca es sin duda uno de los canales más golpeados. Conformado en su gran mayoría por autónomos, precisa de ayudas y medidas extraordinarias que contribuyan a mitigar el impacto del obligado parón en su actividad.
Repasado el panorama general de la Alimentación, queda reconocer el esfuerzo de todas las personas que forman parte de la cadena de valor y que día a día facilitan el suministro de alimentos para toda la ciudadanía.
 
  •  BASQUE HEALTH CLUSTER          
La crisis generada por la pandemia Covid-19 no ha afectado de la misma manera a todas las cadenas de valor del clúster: la prestación asistencial se ha visto completamente desbordada ante la inmensa demanda, mientras que la actividad del resto de cadenas, que en este momento cuenta con un nivel muy elevado de teletrabajo, ha caído a un 60% y la producción media a un 50%. Se han visto muy afectados los pedidos y es difícil encontrar materias primas. Los desarrollos que precisaban de la colaboración con los sistemas de salud están completamente paralizados, así como cualquier certificación de la Agencia Española del Medicamento y Productos Sanitarios que no tenga que ver con Covid-19. El esfuerzo por mantener el empleo es notable y no ha habido ERTE de momento. La facturación de este año está muy comprometida y las empresas van a necesitar instrumentos de apoyo para poder superar este golpe. Quiero señalar que las organizaciones del Basque Health Cluster (empresas, centros tecnológicos, CICs, universidades y FP), en colaboración con el Departamento de Desarrollo Económico y SPRI, han puesto a disposición del Departamento de Salud todas sus capacidades de infraestructuras, equipamiento y profesionales para colaborar de forma desinteresada en la lucha contra la epidemia en Euskadi, así como en abordar un desconfinamiento ordenado y seguro.
 
  • CLÚSTER DE ENERGÍA – BASQUE ENERGY CLUSTER         
El Clúster de Energía ha apoyado a las empresas asociadas tras el decreto inicial de confinamiento de forma prioritaria en la protección de la salud de sus trabajadores, ayudándoles a adoptar las medidas en función del tipo de empresa y actividad: aplicación masiva del teletrabajo, refuerzo y aplicación de protocolos de prevención en fábricas y compra centralizada de stocks de EPIs. En cuanto al impacto y a tener una previsión de recuperación, creemos que es aún muy pronto para poder calibrar de una forma precisa (ni siquiera aproximada) el impacto de la crisis del Covid-19 en las empresas del sector energético vasco. Es claro que la paralización o ralentización de la actividad industrial producirá una considerable reducción en la facturación y beneficios de 2020. Asimismo la práctica desaparición de la actividad comercial y de relación directa con los clientes ha paralizado la contratación de nuevos proyectos y pedidos.
En cuanto a la previsión de recuperación del sector, los plazos dependerán de que las inversiones energéticas a nivel global no sufran una reducción significativa en los próximos meses respecto a las que estaban anunciadas por los diversos agentes privados y públicos. El impulso a inversiones necesarias para la transición energética podría formar parte de las medidas para propiciar la recuperación económica, con indudables efectos positivos para el País Vasco en términos de creación de actividad económica en las empresas de nuestro territorio y de generación de empleo local de calidad. Sectores como el de las redes eléctricas y la generación de energía renovable cuentan en Euskadi con un importante tejido empresarial que podría acelerar su reactivación si se desarrollan estas oportunidades
 
  •    FORO MARÍTIMO VASCO            
El sector Marítimo vasco empezó el año 2020 con una perspectiva de ligero crecimiento, pero con incertidumbre de cómo le afectaran los factores externos que generan inestabilidad en los mercados (guerra comercial, aranceles, precio petróleo, Brexit). A estas incertidumbres se le ha unido las consecuencias a nivel global provocadas por la pandemia del Covid-19. Según    una encuesta realizada por el Foro Marítimo Vasco a sus asociados, a la mitad de las empresas le está afectando directamente en su actividad, con una tendencia al empeoramiento del grado de afección.  La actividad comercial es la más afectada, seguido de la gestión de las personas y de la actividad productiva.  Se encuentran con un cada vez mayor desabastecimiento de sus proveedores, lo que condiciona esta actividad productiva. Entre las medidas que las empresas del sector marítimo vasco han tenido que adoptar destacan, la cancelación de viajes y visitas a/de clientes, la cancelación de ferias y optar por el teletrabajo de los empleados. La mayoría de las empresas prevén que esta situación afecte a su facturación, pero todavía es pronto para indicar en qué grado. Todavía es pronto para saber cuáles están siendo y serán las consecuencias de este frenazo a escala global, pero no sería descabellado pensar que afecte a las perspectivas positivas que manejaba el sector marítimo vasco para este año 2020.
 
  • ERAIKUNE – CLúSTER DE LA CONSTRUCCIÓN DEL PAÍS VASCO        
Desde Eraikune, el Clúster de la Construcción del País Vasco, al que están asociadas 102 empresas que representan a diferentes ámbitos de actividad dentro del sector, se percibe un gran pesimismo. Mientras las empresas vinculadas al diseño, arquitectura e ingeniería, así como de servicios tecnológicos, han mantenido parte de su actividad a través del teletrabajo, su gran preocupación se centra ahora en la escasez de nuevos encargos. La parálisis general ha generado tal incertidumbre que lo próximo se ha ralentizado y cualquier proyecto a medio o largo plazo se ha detenido. En el caso de las promotoras su actividad comercial se ha estancado, con un mercado de la vivienda en estos momentos inexistente.
Las empresas que encontraron en la rehabilitación un nicho para remontar han visto decaer su actividad de forma abrupta, incluso por la falta de suministro de materiales. La paralización de la actividad de las constructoras tanto de obra pública como privada les supone asumir un importante riesgo que puede llegar a comprometer su viabilidad. Una paralización de actividad sin contramedidas resultaría inasumible y pondría en riesgo la viabilidad de los negocios y en consecuencia la de los puestos de trabajo que, en Euskadi, superan los 50.000 en esta industria. La crisis del Covid-19 tiene que ser tratada como de fuerza mayor para eliminar las penalizaciones de las empresas que tengan que suspender su trabajo, y se deben destinar de manera inmediata recursos específicos para cubrir los costes adicionales que ha ocasionado la pandemia. No obstante, en la pasada crisis la construcción fue especialmente damnificada y su recuperación resultó costosa y lenta, dejando a muchas empresas en el camino. Por eso, en esta ocasión, viniendo de un contexto en el que todos los sectores de la economía vasca tuvieron un comportamiento expansivo y la construcción destacaba aún más con un crecimiento interanual del 3,1%, algo menos de lo previsto pero muy por encima de los aumentos del resto, debería aprovecharse esa inercia y apoyar precisamente a la industria de la Construcción convirtiéndola en el gran motor de la recuperación, una vez superada la crisis sanitaria.
 
  • HABIC – CLÚSTER DEL EQUIPAMIENTO, MOBILIARIO Y DISEÑO DEL PAÍS VASCO        
El sector del equipamiento y madera del País Vasco se está viendo muy afectado por el Covid-19 desde diferentes ámbitos. Por un lado, el hecho de que se trate de una pandemia global nos está afectando en nuestras previsiones de ventas en los mercados globales. El sector factura el 40% en los mercados de exportación, correspondiendo más del 50% de las ventas de exportación a mercados de fuera de Europa (EE.UU., Latam, y Oriente Medio). Por este motivo, la duración de la crisis sanitaria va a ser un aspecto fundamental para valorar la verdadera incidencia en las cuentas de resultados de las empresas. El sector se encuentra en un buen momento; a un buen inicio de año se ha continuado hasta principios de marzo con entradas de pedidos diversificadas, y con captación de proyectos, por lo que la incertidumbre que está generando el Covid-19 a la hora de la ejecución de estos y nuevos proyectos es muy alta. Paralelamente, al tratarse de un sector con una amplia mayoría de pymes (el 90% de los 100 asociados son pymes), las medidas que adopten las instituciones para apoyar a las empresas van a resultar determinante para poder continuar con la actividad empresarial. Los siguientes trimestres van a ser muy duros a la hora de obtención de financiación, riesgo, y las empresas que estén apalancadas pueden tener dificultades financieras, por lo que todos los apoyos institucionales que las pymes puedan recibir serán necesarias. En cuanto al empleo, al tratarse de un sector que viene de una crisis muy importante en el 2008, las empresas están siendo prudentes a la hora de incorporar personal, por lo que las plantillas actualmente no se encuentran sobredimensionadas y no se prevén reducciones de personal, tal vez algunos pequeños ajustes. Adicionalmente, las empresas son conscientes de la importancia de los empleados para el buen funcionamiento de las empresas, por lo que se manejarán otras alternativas para una reducción de costes antes que la eliminación de personal.
 
  •  GAIA- CLÚSTER DE INDUSTRIAS DE CONOCIMIENTO  Y TECNOLOGÍA APLICADA DE EUSKADI        
La crisis a la que nos estamos enfrentando nos ha situado a todos los sectores productivos ante un escenario de máxima presión, en circunstancias que difícilmente podíamos haber previsto. Ni los planes de contingencia más avanzados habían contemplado una circunstancia de suspensión inmediata y generalizada de la actividad que, además, impacta a nivel global. Nuestras empresas están respondiendo a esta exigencia de forma ejemplar, y gracias a las comunicaciones diarias que estamos manteniendo con las más de 260 organizaciones que forman parte de nuestro clúster, podemos afirmar que, en un alto porcentaje, por encima del 75% de los casos, se está atendiendo con calidad las demandas de los clientes, así como las demandas internas de las propias empresas, consecuencia del teletrabajo, de la teleasistencia, y sus necesidades de gestión. Esta crisis ha supuesto un despliegue sin precedentes de teletrabajo y digitalización de modelos, procesos y servicios y, por nuestra actividad, nuestras empresas están sabiendo estar a la altura del reto. Estamos trabajando con enorme intensidad en resolver lo más inmediato de esta crisis, y también en prever las necesidades futuras, del medio y largo plazo. La situación “de salida” va a exigir un esfuerzo enorme también en el ámbito empresarial. El refinanciamiento y la reestructuración de las empresas va a ser una cuestión crítica para asegurar la competitividad de los sectores clave de Euskadi que, como estamos viendo ahora, es fundamental para el desarrollo de nuestra economía. La actividad comercial se ha ralentizado enormemente y veremos el impacto de esta situación en los meses finales de este año 2020 y en el primer semestre de 2021. Deberemos articular los mecanismos necesarios para que esta crisis no suponga una pérdida de empleo, riqueza y capacidades. Así, la actividad económica de estas últimas semanas nos demuestra que la digitalización y el teletrabajo son aliados en esta otra gran batalla global a la que tenemos que hacer frente. Debemos aprender de esta crisis, y apostar por un modelo de competitividad que salvaguarde la salud de las personas y del entorno, hay motivos para la esperanza.
 
  • CLÚSTER DE FUNDICIÓN Y FORJA DEL PAÍS VASCO           
Desde el Clúster de Fundición y Forja valoramos la situación actual por la que atraviesa el sector. En el caso de la fundición, en términos de ocupación, estaremos trabajando a menos de un 30% de nuestra capacidad de producción. Prácticamente todas las fundiciones dedicadas a Automoción (nuestro principal cliente, están paradas, la mayoría de ellas con ERTE, derivado del cierre de todos los fabricantes de automoción. Muchas de ellas, esperan empezar a recuperar su actividad sobre el 20 de abril. Además, fundiciones de otros sectores clientes están trabajando a niveles de ocupación más altos, con los correspondientes protocolos de actuación frente al Covid-19, si bien muchas fundiciones están encontrando dificultades en el acopio de EPI. Algunas fundiciones han reducido algo su personal, especialmente el personal con contratos temporales. El Real Decreto Ley 10/2020, publicado el domingo 29 de marzo en el BOE, creó gran malestar, incertidumbre y preocupación en el sector. Desde estas líneas queremos agradecer el interés y la colaboración de la consejera de Desarrollo Económico e Infraestructuras, Arantxa Tapia, y su equipo. Así, la recuperación, especialmente para la automoción, se prevé lenta, y la mayor parte de las fundiciones tendrán dificultades financieras para salir en buenas condiciones de esta crisis.
En cuanto a la forja, los suministradores del mercado automoción están parados, ya que los ensambladores de vehículos en Europa han parado todos. Como excepción se atiende a algunas entregas (exportaciones) pendientes fuera de Europa. En general, han presentado ERTE, algunos hasta julio, aunque, con suerte, luego los tengan que acortar. Por otra parte, los suministradores de otros sectores están trabajando a un turno (de los tres normales) y su idea es salvaguardar algunos ingresos. Asimismo, existen fuertes necesidades de circulante. La recuperación de la actividad normal se prevé lenta y con problemas financieros crecientes hasta después de verano.
 
  • HEGAN - BASQUE AEROSPACE CLUSTER         
La situación provocada por la expansión mundial del virus SARS-CoV-2 ha llenado de incertidumbre y confusión a todo el tejido productivo e industrial. Este clúster antepone la salud de las personas, su verdadero activo, ya que son las que trabajan para todos los miembros del clúster, el factor de éxito de las mismos porque son, en definitiva, intensivos en conocimiento. Las organizaciones de este sector, y nos consta que de otras industrias, han puesto las capacidades disponibles al servicio de la urgencia sanitaria como la donación y fabricación de elementos de protección y de material sanitario para hacer frente a esta crisis. Por otro lado, Hegan está formada por empresas que suministran componentes y servicios avanzados a todos los grandes clientes mundiales en la mayoría de los más importante programas. Esta situación se ha logrado tras décadas de esfuerzo, trabajo y buen hacer para desmontar las grandes barreras de entrada que tiene el sector: tecnología, calidad, certificaciones, seguridad, homologaciones...; siendo un motor de empleo de alta cualificación y generador de beneficios a la sociedad, en tanto en cuanto produce tasas elevadas de empleo indirecto e inducido, resulta vector de transferencia de tecnología hacia otros sectores y asegura una sostenibilidad de la actividad por sus plazos dilatados de desarrollo, producción y soporte. Es decir, este sector es de carácter global: la cadena de valor de Hegan (empresas, talleres, centros tecnológicos, de formación…) forma parte de ese engranaje mundial. De cualquier modo, es muy difícil hacer aún un pronóstico sobre la deriva que pueda tener el transporte aéreo mundial, motor último de la demanda de aviones y motores nuevos, hasta no tener datos concretos del impacto que esta emergencia pueda tener; y que solo esperamos pase lo antes posible y deje de causar más daños personales.
 
  • MAFEX - ASOCIACIÓN FERROVIARIA          
La crisis actual, como a muchos sectores, le ha cogido de imprevisto en lo que prometía ser un magnífico ejercicio. Y hoy, cuando escribo estas líneas, el grado de actividad medio es muy inferior al habitual. En las grandes empresas la producción está prácticamente parada y solo se atienden salidas de algunos pedidos y labores imprescindibles, sufriendo además los retrasos por cadenas de suministro muy dañadas. Con un mercado nacional totalmente parado, existe gran preocupación en la industria sobre cómo responderán las distintas administraciones públicas en cuanto a los proyectos, concursos y licitaciones futuras, que además de suponer trabajo sirven cómo motor e impulso de las ventas posteriores al exterior.
Por ello, y una vez superada la emergencia sanitaria, prioritaria sin duda alguna para todos, desde Mafex solicitamos la adopción inmediata de medidas que permitan cuanto antes retomar la actividad empresarial plena, apoyando más que nunca la innovación, la internacionalización y la atracción y generación de talento. Y todo ello partiendo de una política de conservación o incremento de la inversión en transporte y movilidad ferroviaria para contribuir a que el sector vuelva a la senda del desarrollo y el empleo, e intentar minimizar así el impacto de la actual crisis.
Solo así conseguiremos que el ferrocarril retome el rumbo emprendido y por el cual está sin duda llamado a ser el eje principal de la movilidad sostenible, segura y conectada del futuro, encarando así con ilusión el ejercicio 2021, recientemente propuesto por la Comisión Europea como el ‘año del ferrocarril’ para contribuir a la consecución de los objetivos del Pacto Verde Europeo en el ámbito del transporte.
 
  • CLÚSTER DE MOVILIDAD Y LOGÍSTICA DE EUSKADI          
El Clúster de Movilidad y Logística de Euskadi agrupa a socios de distintas actividades, en los cuales el impacto del Covid-19 es diferente. En el sector logístico, y en particular el ámbito industrial, se pude decir que el parón industrial ha agravado considerablemente la situación del sector. También han caído las exportaciones e importaciones de manera considerable y se perciben dificultades. Si analizamos la distribución urbana o a comercios y tiendas el panorama no es más alentador debido al parón ya prolongado de los comercios y la incertidumbre de posibles fechas de apertura.
El transporte de viajeros ha sufrido un parón superior al 90%. Teniendo en cuenta que hay determinados servicios regulares de viajeros que se mantienen en servicios mínimos, el impacto es de paralización prácticamente total. La mejora en la situación solo pasará por la normalización de la situación de la actividad de trabajadores y de la movilidad del resto de ciudadanos. Se prevé un impacto temporal largo y, además, con reducciones de aforo en los vehículos colectivos (autobuses, trenes…) para evitar contagios, con lo que la situación seguirá siendo muy grave por muchos meses incluso después de levantado el estado de alarma.
En cuanto a empresas de productos y servicios, han sufrido la lógica desaceleración y perdida de proyectos.
Por todo ello, y siempre anteponiendo la seguridad y la salud de la ciudadanía, es importantísimo adelantar posibles fechas de reactivación de la actividad comercial como impulsar el consumo.
Ante esta situación de incertidumbre, los socios solicitan continuamente al clúster información relacionada con el sector y líneas de ayuda. En ese sentido, estamos en contacto continuo y colaborando entre todos los socios en compras conjuntas de materias de protección como EPIs.
 
  • SIDEREX – ASOCIACIÓN CLÚSTER DE SIDERURGIA           
Evaluar el alcance por el impacto del Covid-19 es complicado. Las consultas y pedidos que se están recibiendo, de momento, se están atendiendo gracias a que las empresas disponen de un mínimo de personal y no se pierden. La gran mayoría están activas porque, o trabajan para un sector esencial o tienen relaciones internacionales que tienen que atender. Pero sí que existe alguna empresa que actualmente está parada debido a que su sector cliente no tienen actividad o es muy escasa. Ejemplo: la automoción o, durante una semana, la construcción. Existen casos en que a pesar de que estén los productos fabricados, a petición del cliente está habiendo retrasos en las entregas. Esto genera gastos adicionales de almacenamiento y financieros. Incluso, ciertos bancos se replantean la financiación de determinados proyectos. Además de los costos financieros no previstos derivados de todo lo anterior, se están sufriendo retrasos en la negociación de las cartas de crédito, afectando a la gestión de operaciones y cobros. Existe un problema de tráfico de mercancías, motivado por la reducción de las salidas por camión y contenedor y subidas progresivas de precios. Y uno de los principales problemas es la falta de EPIs, que es algo general. Esperemos que cuando la situación se normalice y a finales de año hagamos balance, al menos acabe como el ejercicio 2019. Lo que sí está claro es que las inversiones, tanto públicas como privadas, se reducirán. Estamos ante un antes y un después y habrá que tener en cuenta nuestra red de proveedores, apostando por los más cercanos y no dependiendo de otros más lejanos. Estamos acostumbrados a lidiar con continuas barreras para nuestra industria. Y estamos seguros de que entre todos saldremos de esta. Euskadi cuenta con una notable industria transformadora cuya producción y diversidad de productos vende en su mayor parte a Europa; en especial, aceros de alto valor añadido para múltiples sectores, además de disponer de una amplia red de proveedores de productos y servicios altamente cualificados.
 
  • UNIPORT BILBAO          
A pesar de las dificultades para implantar las medidas preventivas y las lógicas complicaciones derivadas del Covid-19, la comunidad portuaria -formada por más de 5.000 profesionales directos- sigue presentando su servicio, consciente de ser una actividad esencial para el mantenimiento de la cadena logística e industrial. El sector está trabajando muy implicado y todo lo que puede en remoto, pero apoyando siempre a quien está en el área de operaciones con actividad física: transporte, almacenamiento, practicaje, estiba, amarradores, remolque, tripulantes, etc. Existe preocupación por la escasez de equipamientos adecuados, porque la salud de los trabajadores es lo primero; y existe la lógica incertidumbre porque no sabemos cuánto tiempo va a durar esta situación, pero sí sabemos qué resultados va a tener. Se prevé en Euskadi un descenso del PIB de un 3,6% y una tasa de desempleo del 11,4%. Gran parte de las empresas son exportadoras/importadoras y, por lo tanto, no cabe duda que el impacto sobre la comunidad logística portuaria va a ser muy importante. Ya estamos viendo empresas de la logística que han bajado su actividad a mínimos. El debate generado de tener que elegir entre prevención o economía es absurdo a nuestro modo de ver. No deben ser incompatibles. Creemos que, primando la prevención, se puede trabajar, aunque sea a menor potencia, y en el puerto se está demostrando. Las empresas del tejido industrial de Euskadi no se pueden apagar y encender con un on/off. Sabemos que nos costará volver a la normalidad, pero el sector de la logística industrial y portuaria estará a la altura de las circunstancias.
Como no podía ser de otro modo, UniportBilbao está activamente atendiendo las dudas de sus socios, ante las dificultades de aplicar los cambios normativos sobrevenidos con el estado de alarma en un tiempo récord y, para facilitar la información, ofrece en su web un servicio abierto con todas las medidas aplicables al sector.
Reportaje publicado en: http://www.estrategia.net/
El tiempo
Sábado 31 Min: 10
Max: 24
Domingo 1 Min: 14
Max: 21
Lunes 2 Min: 11
Max: 22
Edición impresa
Síguenos en twitter
LagunAro

Sugerencias

sugerencias