TUlankide MONDRAGON

Cómo poner en práctica el triángulo del bienestar

03/02/2020

Consiste en poner en práctica de una alimentación variada y equilibrada, la práctica diaria de actividad física y el mantenimiento de una hidratación adecuada.
Cómo poner en práctica el triángulo del bienestar

Estar bien por dentro se nota por fuera. Por ello, los expertos insisten en la necesidad de seguir un estilo de vida saludable, como el que plantea el Triángulo del Bienestar. Este modelo consiste en la adopción de un estilo de vida saludable compuesto por una alimentación variada y equilibrada, la práctica diaria de actividad física y el mantenimiento de una hidratación adecuada. Unos hábitos y una filosofía que promueve la nueva Pirámide de la Dieta Mediterránea y que avalan informes científicos como los del Instituto de Investigación Agua y Salud (IIAS).

1.  Alimentación variada y equilibrada

Para ello, deben estar presentes todos los grupos de alimentos y nutrientes en cantidades moderadas y adaptadas a cada rango de edad, sexo, complexión y nivel de actividad física. A este respecto, el Instituto de Investigación Agua y Salud aconseja realizar cinco comidas a lo largo de la jornada, sin saltarse ninguna, incluir en ellas todos los grupos de alimentos en cantidades moderadas y acompañar con agua las comidas que hacemos.

2. Actividad física moderada 

¡Movernos también es fundamental! Adoptar esta práctica nos permite:

Los expertos consideran que la actividad física produce la liberación de endorfinas, las cuales se encuentran ligadas a la sensación de plenitud o el estado de felicidad. De acuerdo con el profesor Jesús Román, presidente del Comité Científico de la Sociedad Española de Ciencias de la Alimentación (SEDCA), “la actividad física es una herramienta básica para la salud, con la que todas las personas podrán ver mejorado su bienestar tras incorporar a su estilo de vida algún tipo de ejercicio adaptado a sus características”.

3. Hidratación adecuada.

Beber unos 2-2,5 litros de agua cada día, distribuidos a pequeños sorbos a lo largo de la jornada, ayudan a mantener el organismo hidratado y a disfrutar, por lo tanto, de un equilibrio hídrico adecuado.

El experto Jesús Román asegura que “llevar una botella de agua o tenerla a nuestro alcance allí donde estemos (en la calle, en el trabajo, etc.) nos permite hidratarnos en cualquier momento y lugar de una manera segura, sana y de calidad”.

Además, forma una parte muy importante del ejercicio. De hecho, los expertos recomiendan tener una buena hidratación antes, durante y después de su práctica:

  • Antes de hacer ejercicio: en los 15 minutos previos, ingerir medio litro de agua en pequeños sorbos.
  • Durante el ejercicio: llevar nuestra botella de agua para beber ligeros tragos de agua con frecuencia.
  • Después: tomar agua durante la hora o las dos horas posteriores. En concreto, se aconseja ingerir unos 330 mililitros de agua (algo más de un vaso) cada dos horas, aproximadamente.

Así que recuerda: para adoptar un estilo de vida saludable pleno, ¡pon en marcha el Triángulo del Bienestar!

Artículo extraído de: www.consumer.es 

El tiempo
Lunes 24 Min: 3
Max: 23
Martes 25 Min: 7
Max: 14
Miércoles 26 Min: 6
Max: 11
Edición impresa
Síguenos en twitter
LagunAro

Sugerencias

sugerencias