2017-08-22T14:45:27+02:00

Herramientas Personales

TUlankide MONDRAGON

El presidente del Centro de Estudios de Derechos Humanos de la ONU hoy en Mondragon Unibertsitatea

04/03/2014

MU ha invitado Park Kyung, reconocido defensor de los derechos humanos, quién ha expuesto su visión sobre el reto que los habitantes del siglo XXI tienen por delante: convertirse en mensajeros de la paz y reconciliarse con los derechos humanos, la protección del medio ambiente y un modelo de desarrollo económico basado en la integridad de las personas. Kyung-seo es el impulsor del Centro para la Formación del Cooperativismo de Corea del Sur, cuya asesoría para la implantación y puesta en marcha se acaba de adjudicar Mondragon Unibertsitatea, y es el presidente del Centro de Gestión de Cooperativas de Corea.
El presidente del Centro de Estudios de Derechos Humanos de la ONU hoy en Mondragon Unibertsitatea

El presidente del Centro de Estudios de Derechos Humanos de la ONU, el profesor Park Kyung-seo, ha ofrecido esta tarde una conferencia en el Campus de Oñati de Mondragon Unibertsitatea. Su intervención ha estado centrada en la paz y los derechos humanos. Kyung-seo, reconocido defensor de los derechos humanos a nivel internacional, ha sido invitado por Mondragon Unibertsitatea para exponer su visión sobre los retos que los habitantes del siglo XXI tienen por delante: convertirse en mensajeros de la paz, reconciliarse con los derechos humanos y la protección del medio ambiente.

Es el mentor del Centro para La Formación de Cooperativismo de Corea, cuya asesoría para la implantación y puesta en marcha se acaba de adjudicar Mondragon Unibertsitatea recientemente

En definitiva, aplicar un modelo de desarrollo económico basado en la integridad de las personas y los derechos de éstas y del medio ambiente.

Park Kyun-seo

Nacido en Suncheon, Jeollanama-do (Corea del Sur), el profesor Park Kyung-seo estudió sociología en la Universidad Nacional de Séul. Obtuvo el doctorado en sociología en la Universidad de Göttingem, Alemania, y posteriormente logró un Doctorado Honoris causa en Filosofía en la Academia de Teología Ecuménica de la India, Seramopore Universidad India y un Grado honorario de Doctor en Divinidad de la Universidad de Edimburgo, Escocia.

El profesor Kyung-seo trabajó durante 18 años en el Consejo Mundial de Iglesias en Ginebra, Suiza, como secretario ejecutivo  para Asia y presidente del Grupo de Trabajo de Asia. Durante este tiempo, en el que viajó en multitud de ocasiones a 31 países de Asia y a otros muchos en vías de desarrollo en África y América Latina, ha sido muy activo y ha llevado a todos estos países su mensaje sobre la paz y la lucha por los derechos humanos, mostrándose muy interesado por conocer la preocupación de los países y las personas que los habitan.

Este gran defensor de los derechos humanos, fue nombrado primer embajador en Misión Especial para los Derechos Humanos de la República de Corea, en febrero de 2001, donde se mantuvo en el cargo durante 7 años. Asimismo, desempeñó varios cargos importantes en el gobierno de la República de Corea: fue el comisario principal de la Comisión Nacional de Derechos Humanos, presidente de la Comisión de Política en el Ministerio de Unificación, y presidente de la Comisión de Derechos Humanos de la Agencia de política Nacional de Corea.

En la actualidad, es presidente del Centro de Estudios de Derechos Humanos de la ONU. Además es el mentor del Centro para La Formación de Cooperativismo de Corea, cuya asesoría para la implantación y puesta en marcha se acaba de adjudicar Mondragon Unibertsitatea recientemente.

Como defensor y mensajero de la paz, el experto internacional en derechos humanos de la ONU ha escrito diverso libros sobre la promoción de la paz y los derechos humanos, la reconciliación y la reunificación en Corea y sobre la península de Corea y ha ofrecido multitud de conferencias sobre esta temática.

Embajador de la paz

Como defensor de los derechos humanos y de la integridad de las personas, el doctor Park Kyung-seo ha defendido a ultranza la necesidad de imponer la paz en todos los rincones del mundo y que los derechos de las personas prevalezcan sobre todas las cosas.

En opinión del experto en derechos humanos de la ONU, el modelo de crecimiento del siglo XX fue un modelo erróneo basado en la dictadura de las cifras económicas por encima de cuestiones esenciales tales como los derechos humanos, la integridad de las personas y la protección de medio ambiente. A su juicio, en el modelo del siglo XX, la seguridad nacional tenía una alta prioridad para el desarrollo económico de las naciones, como consecuencia del cual se arrinconaron algunos derechos fundamentales de las personas. Convencido de que hay un consenso bastante extendido a nivel mundial sobre el fracaso de ese modelo y Kyung-seo asegura que ‘hemos cerrado el siglo XX y estamos viviendo el nuevo siglo con el convencimiento de que no volveremos a repetir los mismos errores del pasado’. En su opinión, el número de víctimas y de daños materiales por desastres naturales, ha aumentado en todo el mundo, lo que pone de manifiesto el fracaso del modelo de desarrollo del siglo XX, donde la vertiginosa carrera por el crecimiento económico no dejaba lugar a la protección del medio  ambiente.

Park Kyung-seo: "hemos cerrado el siglo XX y estamos viviendo el nuevo siglo con el convencimiento de que no volveremos a repetir los mismos errores del pasado".

Ahora, ya en pleno siglo XXI, ha llegado el momento de que la seguridad y la dignidad humana ocupen el lugar que tienen que ocupar en el orden de prioridades de las naciones  y debe utilizarse el conocimiento y la experiencia acumulada para prevenir los desastres naturales, las guerras y la falta de dignidad humana. ‘La dignidad humana no debe ser sacrificada y todos debemos trabajar por protegerla y a favor de la seguridad humana, los derechos humanos y los derechos del medio ambiente’.

El experto en Derechos Humanos de la ONU considera que todos tenemos un papel muy activo en pro de la paz y por llevar el mensaje de paz a todos los lugares de mundo.

‘Debemos ser mensajeros y evocadores de la paz y reconciliarnos con ella en el siglo XXI’. Para ilustrarlo, es habitual que este embajador de la paz repase las terribles cifras de muertos como consecuencia de las distintas guerras que han asolado a la humanidad. Los 4,5 millones de personas muertas en la Guerra de Corea, los muertos en la Guerra de Irak, los conflictos en Asia y las luchas de tantos pueblos en defensa de sus derechos humanos que se han repetido a lo largo de la historia. Una larga lista que sería interminable y que conlleva a sus espaldas una larga y triste lista de personas que han perdido la vida en ellas defendiendo sus derechos.

 

 

Edición impresa
Síguenos en twitter
LagunAro

Promociones para socios

fagor-promo

Sugerencias

sugerencias