2017-08-16T23:35:50+02:00

Herramientas Personales

Colaboraciones

Práctica saludable: hacia un estilo de vida activo

05/10/2011

Vivimos una época de renovado interés por el cuerpo y el movimiento. Tras siglos en los que el hombre estaba obligado a generar movimiento por las mismas condiciones de vida (labores en el campo, desplazamientos no mecánicos...), la revolución tecnológica de las últimas décadas ha generado un aletargamiento en nuestros organismos que la vida cotidiana actual no ayuda, precisamente, a compensarlo. De ahí el interés por dedicar parte de nuestro tiempo libre a mover nuestros cuerpos.

Nos encontramos tras la vuelta de las vacaciones, época propicia para revisarnos por  dentro, establecer nuevos retos y por qué no, reactivar nuestras vidas. Es tiempo, por lo tanto, de tomar decisiones que nos encaminen a conciliar la vida con el movimiento; porque la vida nos invita a movernos y ofrece muchas oportunidades para ello; porque moverse implica invertir en salud, saborear sensaciones, descubrir nuestro propio cuerpo. Lo tenemos al alcance de la mano.

Hoy en día, millones de personas están descubriendo los beneficios del movimiento. Asimismo, otros tantos millones padecen los efectos nocivos del uso restringido del potencial real de movilidad. Sabemos (y nos lo recuerdan frecuentemente) que las personas activas viven una vida más completa, gozan de mayor vigor, resisten mejor las enfermedades, retardan el envejecimiento corporal y refuerzan el espíritu positivo por la vida; multitud de estudios científicos lo avalan.

Conocemos que el individuo activo tiene más confianza en sí mismo y goza de mayor vitalidad para afrontar con energía nuevos retos y proyectos. Conocemos ya, ciertos beneficios que otorga el movimiento a nuestras vidas. Sin embargo, ¿somos verdaderamente conscientes de ello?

Nuestros antepasados no padecían los inconvenientes que acompañan la vida inactiva. Tuvieron que trabajar duro para sobrevivir.  Permanecían fuertes y saludables gracias a la presencia del trabajo continuo y vigoroso al aire libre; cortaban madera, labraban la tierra, caminaban para desplazarse.  Llegaron después las máquinas, sustituyeron al cuerpo y las personas nos tornamos menos activas, empezamos a perder fuerza, vigor y tal vez lo más importante; el instinto por el movimiento natural.

Sin embargo, los tiempos cambian.  Actualmente usamos el coche, el ascensor, la butaca de salón.  Indudablemente, las máquinas nos han hecho la vida más fácil y cómoda; pero, nos han convertido en almacenes de energía sin liberar.  Sin una salida natural para esa energía, limitamos y condicionamos la capacidad de expresión de nuestro cuerpo y mente.

Es tiempo, en definitiva, de recuperar el contacto con nuestra naturaleza física, de optar por una vida en movimiento, por controlar nuestra propia salud, por autoprotegernos.

¿Es posible cambiar?

A menudo nos escudamos en compromisos con otros o en falta de tiempo, y vamos dejando pasar los años sin ser dueños de nuestra propia vida. Debemos intentar hacer lo que deseamos.

Integrar cambios en nuestros hábitos de vida no depende del azar, sino de nuestra propia voluntad. Depende, por encima de todo, de que nos lo propongamos. Es cierto que a menudo nos decimos a nosotros mismos que no tenemos tiempo para hacer muchas de las cosas que nos interesan,  pero: ¿nos hemos planteado alguna vez  el uso que hacemos del mismo? Para perseguir nuestro propósito, necesitamos reorganizar nuestro tiempo.

¡Cuántas personas han pasado por la experiencia y no han conseguido continuidad! Tal vez sea interesante revisar los motivos (falta de perseverancia, motivación…) y atender a tres claves para integrar actividad física en nuestra vida: que sea una actividad que nos satisfaga, que tengamos una mínima competencia y que nos conceda disfrute y placer durante su práctica.

Puede que haya llegado el momento de apostar, si no lo has hecho ya, por un modo de vida en el que la actividad física, en cualquiera de sus numerosas manifestaciones, se encuentre presente en tu vida. Aprovechando la oportunidad que TU LANKIDE nos brinda, abrimos con este artículo la puerta que tratará de encaminarte hacia un estilo de vida activo. Hasta la próxima ocasión.

www.athlon.es

 

Edición impresa
Síguenos en twitter
LagunAro

Promociones para socios

fagor-promo

Sugerencias

sugerencias