2017-08-21T08:38:05+02:00

Herramientas Personales

TUlankide MONDRAGON

Oinarri-Laboral Kutxa Express: financiación para la pequeña empresa y autónomos

05/04/2016

El nuevo sistema exclusivo de Laboral Kutxa reduce el plazo de firma de las operaciones avaladas por Oinarri a 2 días. El acuerdo podrá beneficiar a más de 170.000 autónomos y 45.000 pymes del País Vasco.
Oinarri-Laboral Kutxa Express: financiación para la pequeña empresa y autónomos

 

Hay necesidades que no pueden esperar un mes. Los préstamos con aval de una sociedad de garantía recíproca (SGR) cuentan con un plazo de firma que ronda los 21 días de media. Es demasiado tiempo y, además, los autónomos y empresas no están habituados a realizar estos trámites. Por ello, Laboral Kutxa y Oinarri SGR han buscado una solución para que el crédito avalado llegue a las empresas en tan solo dos días y en un sistema de ventanilla única. Este innovador modelo de concesión es exclusivo de Laboral Kutxa y tiene nombre propio: OINARRI – LABORAL Kutxa EXPRESS.
La financiación de las pequeñas empresas y los autónomos es un elemento capital para la dinamización de la economía. Habitualmente, se trata de segmentos con bastantes dificultades para obtener financiación, que no acostumbran a disponer de personal especializado para negociar con las entidades financieras y que, en muchos casos, muestran menores capacidades para aportar garantías. En consecuencia, la participación en sus operaciones de financiación de una sociedad de garantía como Oinarri puede constituir un factor relevante para obtener el crédito necesario.
La complicación surge con la burocracia necesaria para la tramitación de este tipo de operaciones a tres bandas: primero el cliente acude a su entidad financiera a solicitar la financiación, después se dirige a la sociedad de garantía y, por último, una vez que obtiene el aval, regresa de nuevo a la entidad financiera para formalizar el préstamo. El proceso es lento y farragoso, más de tres semanas de papeleos y entrevistas.
Ventanilla única: Laboral Kutxa
El peregrinaje que se le imponía al cliente se ha suprimido. Ahora tan solo debe acudir a su gestor de Laboral Kutxa, quien actúa como único interlocutor necesario.
El acuerdo requiere de la implicación de ambas entidades, que se sustancia en una asunción compartida del riesgo: Laboral Kutxa asume un 25% del riesgo de cada operación, en contraposición a las operaciones tradicionales con SGR, donde la entidad financiera no asume ningún riesgo.
En la parte operativa, el nuevo modelo también ha habilitado un sistema de intercambio de datos, por el que la totalidad de la información requerida por Oinarri viaja digitalizada con un simple click. Oinarri carga inmediatamente la documentación en sus sistemas y analiza la operación sin demora. En la práctica, el cliente apenas percibe retraso alguno respecto a una operación estándar de Laboral Kutxa donde no se requiera aval de SGR.
Ambas entidades han fijado unas condiciones marco para las operaciones bajo este tipo de fórmula: el ámbito de actuación se limita a la Comunidad Autónoma Vasca, los importes de los préstamos pueden alcanzar los 150.000 euros y los plazos de devolución abarcan un máximo de 10 años. En cuanto a los destinos previstos, no se contemplan restricciones significativas; aunque sí quedan excluidas las refinanciaciones y las promociones inmobiliarias.
Desde Laboral Kutxa se ha considerado este nuevo desarrollo como una constatación de la vocación de la entidad de crédito por ser un referente que aporta un valor diferencial a las pymes, microempresas y autónomos, que constituyen la inmensa mayoría del tejido industrial vasco.

 

 

Edición impresa
Síguenos en twitter
LagunAro

Promociones para socios

fagor-promo

Sugerencias

sugerencias