2017-08-19T15:13:56+02:00

Herramientas Personales

La persona, clave en el proceso de internacionalización La persona, clave en el proceso de internacionalización

Andoni Juaristi

10/03/2011

Andoni Juaristi Oliden nació en Donostia-San Sebastián hace 39 años. Comenzó a trabajar en Danona en febrero de 2001 como jefe de UGA (Unidad de Gestión Autónoma). En 2003 pasó a desempeñar el puesto de jefe de fabricación del negocio Danona y en octubre de 2004 pasó al departamento de Ingeniería de Procesos como responsable. En noviembre de 2005 cambió de aires pasando a trabajar en ULMA Manutención División de Carretillas Elevadoras como jefe de servicio para Gipuzkoa. "A principios de 2007 me llamó el entonces gerente de Danona para preguntarme sobre mi disponibilidad para afrontar un proyecto internacional, y tras cuatro años sigo aquí".

¿Qué funciones desempeña en la actualidad en China?
Actualmente soy el director de Compras para Asia Pacífico del Grupo de mueble. Mis funciones principales son la búsqueda de proveedores, negociación con los mismos, desarrollo de los productos y control de calidad del producto (aspecto fundamental cuando se realizan compras en China). Asimismo, estamos empezando a dar apoyo comercial para la introducción de los productos del Grupo del mueble y Grumal en Hong Kong y China.

¿Cuándo y por qué decidió aventurarse en este viaje?
Aterricé en China el 2 de mayo de 2007. Nunca antes se me había pasado por la cabeza que iba a tener la posibilidad de embarcarme en un proyecto como éste, un proyecto que no solo tiene un aspecto laboral sino que tiene un aspecto que implica un cambio en la forma de vida. Cuando me presentaron el proyecto en enero de 2007 estaba trabajando en ULMA como jefe de Servicio. Era miembro de un equipo joven y dinámico. Además la oficina estaba en Usurbil y podríamos decir que mi vida era “fácil”, pero desde el primer momento entendí que este era un tren que por mi edad (en aquel entonces acababa de cumplir los 35 años) no iba a volver a pasar y que la decisión que tomase debía ser tras una profunda reflexión. La persona que más me ayudo para tomar esta decisión fue sin lugar a dudas mi padre, que me ayudo a comprender que para una persona de mi formación y trayectoria profesional esta era una oferta irrechazable. En aquel momento entendí que el tener la opción de vivir en primera persona la evolución y la transformación de la economía mundial (una economía global donde para subsistir las empresas deben internacionalizarse) no podía ser rechazada. Además, mi pasado en Danona me aportó suficiente conocimiento del mueble desde el punto de vista fabril, y decidí hacer las maletas.

¿Qué papel desempeña en la actualidad?
En estos momentos atendemos tres tipos de producto-mercado: compra de componentes para el posterior montaje en las plantas del Grupo; compra de mueble acabado para los mercados de exportación (principalmente Rusia y Francia); y compra de muebles y artículos de decoración para los proyectos de contract (especialmente para Australia).
Además como ya he comentado antes, tenemos en mente la introducción de los productos del Grupo en el mercado Chino por lo que estamos llevando a cabo los primeros contactos con agentes.

¿Como transcurre una jornada normal para ti?
Desde el punto de vista que en China hay pocos días normales, podríamos decir que hay dos tipos de días. El día que estoy en la oficina (rara vez suele ser más de dos días a la semana) y los días que estoy en ruta. Los días de ruta, son los días que visitamos proveedores, hacemos seguimiento a los diferentes pedidos puestos en marcha, realizamos los controles de calidad, etc. En China las fabricas no paran los fines de semana, y por lo tanto hay bastantes fines de semana que también toca trabajar, sobre todo en el control de calidad.

¿Qué es lo que más echa de menos de Euskadi?
Lo que más se echa de menos es la familia, los amigos, el poder asistir a Anoeta cada 15 días, el poder salir en bici, la tranquilidad y la ausencia de gente. La vida en China es una carrera continua, aquí todo avanza a una velocidad de vértigo y al final te metes en ella. Por poner un ejemplo, en China no se pasea, el placer de coger la bici e ir por el bidegorri es un lujo que en China no existe.

¿Cómo trata de mantener los lazos de unión con su país?
El Skype es un invento que a todos los expatriados nos ayuda mucho. Para el trabajo lo utilizamos todos los días y además hablo con mis padres todos los fines de semana por Skype, el poder verles por medio de la webcam ayuda mucho. Digamos que principalmente son mis padres y los compañeros de trabajo los que me ayudan a estar en contacto con Euskadi, son ellos los que me sirven de pequeña válvula de escape para las pequeñas frustraciones que he podido sufrir durante estos casi 4 años y son además ellos los que me mantienen informado de todos los “chascarrillos”.

¿Tiene familia?
Una de las razones que me ayudaron a tomar la decisión de venir a China es que soy soltero, que la decisión que tomaba solo iba a implicar a mi persona y eso es fundamental.

¿Cuáles son sus planes de futuro?
Mi intención es que 2011 sea mi último año en China. Siento la necesidad de volver a Euskadi y desde allí poder aportar lo que he aprendido de Asia. ¿Planes? Una cosa que se aprende en China es que lo mejor es no hacerse muchos planes. Espero que en el Grupo del Mueble haya posibilidades de desarrollo tanto profesional como personal.

 

Edición impresa
Síguenos en twitter
LagunAro

Promociones para socios

fagor-promo

Sugerencias

sugerencias